Historia de Zahara de los Atunes

Zahara de los Atunes, un poco de su historia.
Lo primero que debemos saber es dónde está situado el pueblo de Zahara de los Atunes. Se encuentra en el sur de la provincia de Cádiz, a orillas del rio Cachón y el océano Atlántico, y a los pies de la sierra del Retín, y es que el pueblo de Zahara de los Atunes pertenece al municipio de Barbate, pero linda también con Tarifa, y tanto linda con esta última que incluso el cuartel de la guardia civil de Zahara de los Atunes se encuentra en territorio tarifeño, así como una gran parte de hoteles y apartamentos turísticos.

La Historia de Zahara de los Atunes es muy extensa. Existen rastros desde el Paleolítico, ya que hay muchas pinturas rupestres en diversas cuevas del litoral de la Janda (Cueva de Ranchiles, cueva de Fuente Santa, etc.), hasta el Neolítico, y es que en Barbate, podemos encontrar restos cerámicos del Neólitico y de la época de Bronce podemos apreciar cerámicas realizas a mano y bruñidas. Pero hasta que llegaron los tártesos y los fenicios las playas no empezaron a tener importancia a nivel comercial e histórico.
Cuando los fenicios contemplaron la riqueza piscícola de la zona se empezaron a dedicar a la pesca y comercialización de los atunes del estrecho, ya que los fenicios era un pueblo muy acostumbrado a mantener relaciones comerciales mediante navegación con los pueblos del Mediterráneo, y añadieron su propia técnica a las primitivas que ya había en la zona.

Historia de Zahara de los Atunes

Existe la teoría de que en las localidades de Zahara y Barbate se ubicaron pequeños puntos de venta de escabeches y salazones de atún, porque no hay que olvidar que Barbate contaba con unas salinas que hacían que eso fuera posible. Esta teoría existe debido a que se han encontrado algunos restos de cuencos de paredes altas. En algunas monedas púnicas de esa zona y también en el norte de África, se han hallado plasmados algunos peces, entre ellos el más predominante el atún, así que, los fenicios plasmaron su vinculación con la pesca en representaciones de las monedas.

Historia de Zahara de los Atunes

En el año 205 a.C Roma y Cádiz, o Gadir en aquella época, formaron alianza, así pues la provincia se benefició de una muy buena relación de la que obtuvieron bastantes beneficios de su relación marítima con Roma. En Zahara de los atunes aún no hay
núcleo de población como tal, así que los núcleos más cercanos que tenemos son los de Bessipo (Barbate) y Baelo Claudia (Bolonia), y como cabía esperar, todos los
restos hacen referencia al interés por la pesca del atún de los romanos. En Baessipo, en la desembocadura Del Río Barbate, podíamos encontrar, al igual que en Baelo
Claudia talleres de salazón de pescado construidos siguiendo las técnicas de las pilas de mampostería, y los algibes de salmuera de ángulo redondeado y con agujero al fondo que hacía que desaguaran y así poder limpiarlos de una forma más rápida y eficaz.

Pero, con el declive del imperio romano estas ciudades fueron en decadencia desde el siglo II. El imperio visigodo se da en el siglo V, pero prácticamente no hay rastro de ellos en Cádiz ni en zonas colindantes a Zahara, lo único que queda en pie y que es de aquella época es la Hermita de San Ambrosio que está en las afueras de Barbate.
Después de los visigodos llegaron los árabes en el 711 que se establecieron en la península, pero no se aprecia ninguna actividad pesquera, ya que al parecer para los
musulmanes no fue algo a lo que le dieron mucho valor en esta zona particularmente y eso que el término de almadraba es árabe y significa “Lugar donde se golpea o lucha”.
Una vez que los musulmanes fueron expulsados de España, las extensiones de tierra, la costa y por supuesto la pesca, pasan a manos de la nobleza Cristiana, haciéndose ellos cargo de su explotación, beneficio y defensa contra los ataques y saqueos de los piratas de la zona.

Por lo tanto hasta el siglo XVI no existió un núcleo urbano en Zahara de los Atunes, aunque sus raíces se hallan en la época de los fenicios. Sus orígenes (como nos podemos imaginar por su nombre), se originan por la pesca del atún, ya que en Zahara se encuentra una de las almadrabas más importantes de Andalucía, aunque de eso ya hablaremos en otra entrada del blog.

La primera vez que se menciona a Zahara en un documento oficial es en 1444, en el testimonio de alojamiento de términos entre Vejer de la Frontera y Tarifa. Guzmán el Bueno (fundador de la casa de Medina Sidonia) fue quien dio la concesión de pescar atunes en el estrecho y fue entonces cuando tiene origen Zahara como población.

Dichos privilegios pasaron a sus descendientes, siendo así los Duques de Medina Sidonia los que explotarían la almadraba de Zahara. Después de la concesión de la almadraba, alrededor de la primera mitad del siglo XV, se construyó el Palacio de las Pilas, mandado a hacer por Sancho IV el Bravo regalo que hizo a Guzmán el Bueno en recompensa de su heroica defensa de Tarifa, y dicho palacio desempeñaba tres funciones: palacio, castillo y chanca. Palacio en el que residían los Duques de Medina Sidonia en la temporada de almadraba, castillo defensivo contra la piratería y chanca, término que se utilizaba para hacer referencia a la factoría donde se troceaba, salaba y preparaba el atún.

Gracias a las buenas campañas almadraberas Zahara empezó a poblarse a principios del siglo XVI. Las primeras viviendas situadas en la zona fueron de comerciantes, militares y almadraberos, eran de estructura frágil y la mayoría estaba muy cerca de las murallas del palacio. Las casas fueron así hasta finales del siglo XX cuando todo en Zahara empezó a cambiar debido al auge de la construcción y el turismo.

Y es que Zahara lo tiene todo por eso se ha convertido en uno de los lugares más emblemáticos de Andalucía, ya sea por el turismo costero, su maravilloso clima, sus preciosas playas y sus estupendos chiringuitos que dan una espectacular vida nocturna al pueblo. Historia de Zahara de los Atunes.

Alquileres de Apartamentos en Zahara de los Atunes

InZahara. Desarrollamos en nuevo concepto Inteligente de Alquiler de Apartamentos en Zahara de los Atunes y Atlanterra.