La verdadera historia de Atlanterra Tarifa.

BULOS, MENTIRAS Y OTROS CUENTOS CHINOS SOBRE ZAHARA DE LOS ATUNES Y SU ENTORNO.

(Este texto nos lo han proporcionado de forma anónima y cuenta lo que según el autor, es la verdadera historia de Atlanterra. InZahara incluye estos datos inéditos aquí como petición del autor y porque puede ser de interés del lector).

PROLOGO (La verdadera historia de Atlanterra Tarifa)

Zahara de los Atunes es una aldea perteneciente a Barbate, hoy Entidad Local Autónoma. Linda en su lado sur oriental con el termino municipal de Tarifa, estando esta linde dentro de lo que es la propia pedanía. Dicha linde entre los municipios de Barbate y Tarifa, discurre a lo largo de la calle que se encuentra detrás del Hotel Porfirio de forma y manera que ya la propia Urbanización la Tahona, el nuevo Hotel Zahara Beach o incluso el propio cuartel de la guardia civil de Zahara (tanto el viejo como el nuevo se encuentren en el término municipal de Tarifa).

No obstante, la vinculación de Zahara con el tramo del termino municipal, que discurre hasta el propio faro Camarinal es tan alta, que publicitariamente está usted alquilando un apartamento o villa en termino municipal de Tarifa en Atlanterra; y es la marca Zahara de los Atunes la que cubre ese arrendamiento o esas vacaciones. No se deje engañar, la marca turística de Zahara de los Atunes va mucho más allá del propio termino municipal.

La verdadera historia de Atlanterra

La verdadera historia de Atlanterra

De igual manera, ocurre en las playas que están al oeste del rio Cachón solo que; en este caso, no pertenecen a ningún otro municipio distinto al de Barbate, solo que en este caso no estaría usted en las playas propias de Zahara de los Atunes, sino en playas de su municipio matriz Barbate y para mayor información en las playas del Centro de Adiestramiento Militar Sierra de Retín, verdadero freno y causante de la imposibilidad del desarrollo turístico de una zona entre Zahara y Barbate donde no existe ninguna protección paisajística ni medio ambiental, que hubiese imposibilitado un desarrollo sostenible y que, de bajo impacto medio ambiental hubiese significado el revulsivo en la zona que discurre desde Zahara a Barbate; y que muy posiblemente hubiese permitido que ni Zahara ni Barbate formasen parte de los rankings de poblaciones mas deprimidas o con mayor tasa de paro de España.

La verdadera historia de Atlanterra

Pero centrándonos en los Bulos que mantenidos durante años se convierten en realidad, hay uno que incumbe a Atlanterra, la zona que ocupa la urbanización llamada «de los alemanes».

Existe un dicho popular que incluso se ha institucionalizado; es el que dice que la superficie que
ocupa la urbanización Atlanterra, es una extensión que se la regalo el General Franco a los alemanes exiliados de Alemania por haber sido afines al III Reich de la Alemania Nazi, gobernada por Hitler (piiiiiiiiiii…error).
Franco no regalo la superficie que ocupa Atlanterra a nadie, entre otros motivos porque esas propiedades no eran del estado ni de Franco ni de nadie, la verdad es muy distinta.

Todo surge en el cabo de Rozas en Cataluña donde tres hermanos Alemanes, que ya hacia unos 20 o 25 años, en aquel entonces, que tenían un hotel antes de aparecer por la zona de Atlanterra y Zahara de los Atunes; y que por no dañar sensibilidades evitaremos dar sus verdaderos nombres. Por tanto las llamaremos como los hermanos Jazmín, ellos junto a dos amigos también alemanes, y que por la misma razón no usaremos sus nombres, los llamaremos Pedro el Cojo y Juanaco; iniciaron un largo recorrido desde Cataluña recorriendo a caballo todo el litoral español hasta recalar en un pequeño cortijo del sur de España asentado justo encima del cabo de Camarinal.

La verdadera historia de Atlanterra

El Peñón del Gato sobre el año 1.956, donde moraban una familia de ganadera de la época con sus rebaños de cerdos, pavos y cabras. Esta familia como era de costumbre acogió muy gentilmente a tan inusuales transeúntes, los alojaron en su pequeña vivienda y les agasajaron de cuanto tenían y los quesos y demás manjares de la zona no faltaban.

Ese hecho junto con la maravilla de espectáculo que ofrecía los atardeceres sobre el faro Camarinal fue lo que inclino la decisión que muy secretamente traían y guardaban estos cuatro jinetes germanos; y que no era otra distinta que la de comprar una hacienda en un lugar único e inigualable, donde desarrollar su proyecto inmobiliario y con tan buena suerte para ellos toparon con la persona adecuada, la cual que tenia un amplio conocimiento y la habilidad suficiente para no solo venderles su finca, que no era mas de 8 o 9 hectáreas y que se las vendió a un precio increíble por aquellos tiempos; 52 pesetas el metro cuadrado.

La verdadera historia de Atlanterra

Este señor de quien tampoco vamos a desvelar su verdadero nombre por el mismo motivo de no herir sensibilidades, le llamaremos “pestañas negras”; este con gran habilidad y destreza con el dinero de la venta de su finca consiguió ir comprando a sus vecinos a precios locales, e ir vendiendo a los alemanes al precio que había vendido su finca, con la sapiencia que solo da el haber pasado muchas necesidades. Además no invirtió cuánto compraba en venderles a los alemanes, si no que muy sagazmente, parte de los terrenos más al centro de todo «Atlanterra» que compraba, no se lo vendía a los cuatro amigos alemanes, se los quedaba.

Otra buena parte de los terrenos que hoy ocupan Atlanterra o la Urbanización de los Alemanes, los vendió una familia de Barbate, una de las pocas que con el dinero que por entonces ganaban las traíñas barbateñas en los caladeros de Marruecos y que no invertían compulsivamente en más y más barcos, si no que destinaron su dinero a comprar fincas, cosa poco frecuente entre la gran cantidad de ricos adinerados que por entonces había en Barbate.

La verdadera historia de Atlanterra

Esta familia barbateña que estaba comandada por una ilustre señora que había enviudado muy joven, vendió con la intermediación de “pestañas negras” a los cuatro alemanes que vinieron desde el cabo de Rozas a caballo.
Así que de regalo Franquista a los Nazis, NADA DE NADA, ES UN PURO BULO Y UNA GRAN PATRAÑA. Zahara de los Atunes es hoy en día lo que es, gracias a la inteligencia de dos personas que pocos reconocerán en este escrito y a los que muchos de los que hoy se sienten exitosos y pudientes, les deben al menos el reconocimiento de que no partieron de cero.

Que quizás, y sin el acierto en el pasado de estas personas inteligentes y audaces, sus presentes serían bien distintos a los que son; y algo más desgraciados, como casi el del resto de los humanos. La verdadera historia de Atlanterra Tarifa.