Zahara de los Atunes y Cervantes

La obra trata sobre dos jóvenes de buena familia, Carriazo y Avendaño, que deciden lanzarse a la vida picaresca en las «almadrabas» (Zahara de los Atunes). En un mesón de Toledo, Avendaño se enamora de Constanza, una fregona o sirvienta, por lo que el viaje de los dos jóvenes se detendrá allí. Finalmente, se descubrirá que Constanza es de noble nacimiento, hija natural del padre de Carriazo, por lo que será difícil que no se culmine la boda con Avendaño.

Al leer la «Ilustre Fregona»…

la antítesis de los dos términos que lo componen expresan la mas aguda de las ironías. !Fregona e ilustre, los polos opuestos de la sociedad!

El sustantivo «fregona» y el adjetivo «ilustre», suelen hacer un maridaje negativo. En mas vulgar expresión, pero con una descripción mucho más gráfica del psique del pueblo llano: muy mala mezcla.

La obra trata sobre dos jóvenes de buena familia, Carriazo y Avendaño, que deciden lanzarse a la vida picaresca en las «almadrabas» (Zahara de los Atunes). En un mesón de Toledo, Avendaño se enamora de Constanza, una fregona o sirvienta, por lo que el viaje de los dos jóvenes se detendrá allí. Finalmente, se descubrirá que Constanza es de noble nacimiento, hija natural del padre de Carriazo, por lo que será difícil que no se culmine la boda con Avendaño.

Zahara de los Atunes y Cervantes

Argumento (Wikipedia)

La historia empieza en Burgos, donde dos nobles, Diego de Carriazo y Juan de Avendaño, tienen dos hijos de la misma edad, bautizados, respectivamente, con los nombres de Diego y Tomás. Diego, el hijo, decide emprender una aventura «traído de una inclinación picaresca» y «solamente por gusto y antojo». En estos ambientes se observa que era un «niño de casa buena». Cuando el niño se cansa, se disfraza de caballero y vuelve a casa fascinado por este tipo de vida. Convence su amigo Tomás de Avendaño para que lo acompañe en este tipo de vida. Mediante la excusa de que quieren ir a estudiar a Salamanca, engañan a sus padres, así como, en Valladolid, al encargado de educarlos que les habían asignado. Así se produce la transformación de caballeros en pícaros.

Zahara de los Atunes y Cervantes

Zahara de los Atunes y Cervantes

Cuando deciden seguir con la aventura, escuchan una conversación de dos mozos en la que describen a una mujer llamada «La ilustre fregona». Esto causa curiosidad en Avendaño, que convence a Carriazo para que lo acompañe a la Posada del Sevillano, en Toledo, ciudad picaresca. Consiguen introducirse gracias a un engaño: dicen que están esperando a unos caballeros de Burgos.

La primera noche, les sorprende una canción dedicada a Costanza, que cantada el hijo del corregidor, y Avendaño siente celos de él. A Carriazo le hubiera gustado seguir el camino hacia los almadrabas, pero cómo Avendaño le insiste en quedarse por Costanza, terminan quedándose. Además aprovechan para trabajar: Avendaño dando la cebada y la paja al ganado y Carriazo como aguador. Avendaño pasa a llamarse Tomás Pedro, y Carriazo, Lope Asturiano. Carriazo, trabajando como aguador en la ciudad de Toledo, se enfrenta con otro aguador y es encarcelado.

Después de muchos días, sale de la prisión (gracias también a los artificios de Tomás) y se traslada a otra puesta, ya que la Arguello, una doncella de la posada, se le había declarado. A través del diálogo de los dos mozos, se muestra que lo que Tomás siente por Costanza es amor honesto. En el episodio «¡Daca la cola!», Lope Asturiano decide ir a comprar un asno para poder seguir con su oficio, pero lo pierde jugando a las cartas. Él dice que ha perdido todo menos la cola, que no había apostado. Este engaño le sirve para que intenten ganarla jugando, lo que permite que Lope acabe ganándolo todo, hasta el dinero. Después de este episodio picaresco, demuestra que es muy espabilado y que es todo un caballero, puesto que lo devuelve todo. Pero a la larga, este hecho lo llevará por segunda vez a la prisión.

Zahara de los Atunes Historia

El corregidor está arriba en la posada y quiere conocer a Costanza. Pregunta por su origen, porque también queda deslumbrado por su belleza, y así el narrador nos intercala una historia a través del humor. Una mujer vestida de peregrina, dio a luz en la posada. Dejó junto a su hija, Contanza, un trozo de cadena y un trozo de pergamino que alguien tenía que venir a buscar y que el huésped todavía estaba esperando. El corregidor dice que lo avise y se lleva estos objetos. El día siguiente llegan seis caballeros, entre los cuales se encuentran los respectivos padres de Avendaño y Carriazo. Al ver esto, Tomás se dirige a Costanza y le dice que pregunte a uno de estos hombres para justificar toda su anterior declaración.

Zahara de los Atunes y Cervantes

Entonces resulta que el corregidor, que es el que tiene la cadena y el pergamino, es primo de Avendaño y amigo de Carriazo, que tiene el otro trozo de cadena y el otro trozo de pergamino. Los juntan, coinciden y pueden leer: «Esta es la señal verdadera». Se averigua así que Carriazo es el padre de Costanza. Este es el intríngulis de la historia: Carriazo padre violó a la madre (aquella peregrina, una mujer muy honesta) y la dejó embarazada (de Costanza). Cuando murió la madre, la criada explicó toda la historia a Carriazo, que vino en busca de su hija. Además, Carriazo y Avendaño descubren a sus hijos transformados en trabajadores. Finalmente, cuando ya se conocen todos los episodios, lo celebran en la casa del corregidor. Allí mismo se deciden los matrimonios (otra vez con las respectivas transformaciones): Avendaño con Costanza y Carriazo con la hija del corregidor.